La cantante católica Silvia Mariella comparte en una entrevista su experiencia como notera del canal EWTN durante la JMJ Río 2013

0
Silvia Mariella, junto a Pepe Alonso, durante una de las transmisiones en vivo de la JMJ para EWTN.

Silvia Mariella, junto a Pepe Alonso, durante una de las transmisiones en vivo de la JMJ para EWTN.

Varios católicos del mundo quedaron admirados con la transmisión que realizó la cantante paraguaya Silvia Mariella Vera (35) para el canal católico EWTN junto a Pepe Alonso. Varios se preguntaron sobre ella, su nacionalidad, si era o no paraguaya,  y elogiaban su trabajo de presentar a los católicos del mundo los actos centrales de la pasada JMJ Río 2013.

Ella no sólo tuvo el privilegio de transmitir por tv ese encuentro con Francisco sino también de participar en el vídeo promocional de la JMJ junto a otros artistas católicos de Latinoamérica.

A casi dos meses de ese  encuentro multitudinario, Silvia comparte lo que significó esa experiencia. En su último número, el semanario católico Cristo Hoy, le dedica un espacio como joven comprometida con Dios en este mes de la juventud. A continuación, la nota completa. 

-¿Cómo viviste la JMJ Río 2013?

-¡Intensa! Fue una bendición estar allí, ser parte de ese evento tan grande. Con mucha emoción. Fue mucho trabajo, pero la alegría era tanta que llevaba todo cansancio. Pasó pronto, demasiada alegría.

 -¿Cómo te sentís al saber que miles de católicos del mundo vivieron el paso a paso de la JMJ a través de tu relato en EWTN?

-Comprometida con Dios. Cada día es más compromiso, porque de nada me sirve que todo el mundo me haya visto, sino busco agradar al que todo el tiempo me ve: Dios. Pero claro que también mucha alegría, a través de los mensajes recibidos sentí mucho el cariño de la gente, y sobretodo el amor de Dios.

 -¿Cuál de las celebraciones fue la que más te gustó transmitir?

-Todas, todos los momentos dejaron algo en mí, todo fue sin desperdicio.

-¿Qué tuvo de diferente hacer la transmisión de esta jornada de las anteriores que ya tuviste la gracia de hacer?

-¡La experiencia! Es distinto estar encerrada en un estudio, mirando de lejos por TV, que estar en el lugar de los hechos. Súper diferente. Se puede vivir la emoción, pero es distinto, no hay duda!.

 -¿Se vive diferente una JMJ detrás de cámaras? ¿Cómo se siente?

-El compromiso es grande, tener que dar la información, pedirle mucho a Dios que podamos transmitir el mismo gozo que teníamos, y que aquellos miles y miles que siguen la transmisión, puedan vivir de alguna manera lo que nosotros vivíamos en ése lugar. Pero fue muy lindo, el equipo de EWTN es fantástico. Pepe es como un papá, y en todo momento hicieron que yo me sienta súper bien, tranquila y hacer todo de manera sencilla. Teníamos la misa bien tempranito para nosotros, para empezar el día…y luego manos a la obra, fueron jornadas intensas. Íbamos tempranito y hasta tarde, la seguridad era extrema. Algunos días no pudimos salir a almorzar por la seguridad que se tenía, y ya que corríamos el riesgo de no poder entrar o llegar hasta el lugar de la prensa, entonces permanecíamos en el sitio, comiendo unos bocaditos. Tres noches tuvimos que caminar los 4 kilómetros para llegar hasta nuestro hospedaje, lo hacíamos como en 50 minutos, porque era más rápido caminar que tomar un taxi, ya que la circulación era complicada por la cantidad de gente! Pero todo fue maravilloso. Además detrás de cámaras también siempre se manejan informaciones que los demás no saben (risas).

 -¿Qué te dejo esta experiencia como notera junto a Pepe Alonso?

-Pepe es una excelente persona, y sobretodo un hombre muy lleno de Dios, una persona madura en la fe, sencilla y cálida, es muy simpático y en todo momento se portó como un papá cuidando a su hija. Fue una bendición. Tiene 72 años, pero una vitalidad increíble! Su ejemplo me deja mucho.

-¿Qué te llevaste de la JMJ?

-El Papa Francisco nos dejó un montón de tareas, que no quedemos diciendo solamente: Que lindo habló el Papa, que lindo todo lo que dice! Si no que pongamos en práctica, que refresquemos la memoria leyendo sus homilías, todo lo que dijo esos días, o que recurramos a los vídeos que también están, hoy tenemos todos los medios, que difundamos y cumplamos la misión de “Hacer discípulos a todas las naciones”. Necesitan ser discípulos nuestros parientes, nuestros amigos, nuestros vecinos, nuestros compañeros de trabajo, para hacer “lío”, tenemos de sobra! Tengamos iniciativa, hagamos lo que está dentro de nuestras posibilidades, lo imposible, lo hará Dios!

Share.