Obispos, sacerdotes y laicos dan último adios a mons. Milciades Villalba, obispo emérito de Misiones

0

El obispo emérito de la diócesis de San Juan Bautista de las Misiones y Ñeembucú, monseñor Carlos Milciades Villalba, falleció en Asunción el viernes 8 de enero de 2016, a las 23.15.

Los obispos, sacerdotes y fieles laicos le dieron el último adiós ayer, lunes 11.00 durante una misa de cuerpo presente que prosiguió del sepelio en la iglesia Catedral de San Juan Bautista.

Pastor sensible 

Los pastores y feligreses despidieron al segundo obispo que tuviera la diócesis, en una misa presidida por Mons. Mario Melanio Medina, actual obispo de Misiones y Ñeembucú, quien dijo tras el fallecimiento de Mons. Villalba que “fue un pastor sensible con los campesinos, acompañó sus iniciativas y también estuvo con los pobres, a quienes promovió a una vida mejor”, además de haber hecho un gran aporte para la formación y capacitación del clero diocesano.

El sábado 9 de enero Mons. Carlos Villalba fue llevado a San Pedro del Ycuamandyjú, su ciudad natal. Luego fue trasladado a San Juan Bautista, donde fue velado el  lunes.

El obispo emérito falleció a los 91 años en Asunción, aquejado por una enfermedad. Estaba internado en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Universitario UC, desde diciembre del 2015.

Durante su episcopado se concretaron las obras de la Catedral de San Juan Bautista, la Nueva Curia Diocesana y el Centro Diocesano. También fue el propulsor de la creación de la radio educativa San Roque González, de la ciudad de Ayolas.

Mini biografía 

Nació en San Pedro del Ycuamandyjú, el 22 de agosto de 1924. Estudió Derecho Canónico en Roma; ejerció la docencia en la Universidad Católica “Nuestra Señora de la Asunción” y en el Seminario Mayor Nacional.

Fue ordenado sacerdote el 28 de noviembre de 1948. Durante su vida sacerdotal se ha dedicado fundamentalmente a la formación de los futuros sacerdotes como Padre espiritual.

Se destacó por la experiencia que tuvo en la pastoral vocacional en la que trabajó durante varios años.

Luego de cumplir su tarea como Vicario General de la Diócesis de Concepción fue ordenado Obispo de San Juan Bautista de las Misiones, el 3 de setiembre de 1978, en reemplazo de Monseñor Ramón Pastor Bogarín Argaña.

El lema episcopal que escogió para ejercer su tarea pastoral es “Nde rérape Ñandejara”.

Inmediatamente, luego de tomar posesión, visita todas las parroquias de las Diócesis para cerciorarse de cerca de las necesidades de su pueblo.

Durante su episcopado se concretaron algunas obras en la Diócesis de San Juan Bautista de las Misiones y Ñeembucú; como la de la Catedral, la Nueva Curia Diocesana y el Centro Diocesano. También fue el propulsor de la creación de la radio educativa San Roque González, de la ciudad de Ayolas.

A nivel nacional le cupo ocupar el cargo de Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Paraguaya Paraguaya, CEP, y fue Delegado ante el Consejo Episcopal Latinoamericano, CELAM. Fue miembro del Consejo Episcopal Permanente de la CEP, miembro de la Comisión Episcopal para el Seminario Mayor Nacional y obispo responsable de Laicos.

En el ámbito internacional ocupó cargos en el Departamento de Misiones del Consejo Episcopal Latinoamericano. Además, formó parte de la Comisión Episcopal Latinoamericana para el Colegio Pío Latinoamericano de Roma.

Fuente: www.episcopal.org.py

Share.